Ser multiorgásmico no es un mito, sólo es cuestión de tener un poco de disciplina y paciencia, realizando los ejercicios de Kegel., los cuales en la década de los 40 fueron implementados para controlar la incontinencia urinaria, pero que después se comprobó que sirven para incrementar el placer ...